Industria automovilística

El Gobierno a través del organismo encargado del desarrollo de la industria española estipula un total de 81 millones de euros para subvencionar la adquisición de vehículos eléctricos. El coche ecológico poco a poco tiene una importancia mayor en nuestro país ya que el Ministerio de Industria también prevé otro tipo de actuaciones como un plan de apoyo al desarrollo e industrialización del vehículo eléctrico con una inversión de partida de 70 millones de euros. Se suma, incluso, otro plan de apoyo a las tecnologías de comunicación entre la red eléctrica y el vehículo eléctrico con 17,5 millones. Además, se habla de una nueva línea de avales por importe de 500 millones para el desarrollo e industrialización de este tipo de vehículos de bajo consumo.

Con motivo de preservar el medio ambiente muchas naciones apuestan por el desarrollo de coches eléctricos. Sin embargo, en el caso de España, el mercado del vehículo eléctrico se encuentra estancado debido a que las tecnologías sobre baterías no se han despegado del todo y porque el precio del petróleo aún no es demasiado desorbitado como para que los usuarios opten por este tipo de vehículo. Además, las zonas de estacionamiento donde recargar este tipo de motor son escasas como para fiar nuestro viaje a un coche que nos puede dejar en carretera a la primera de cambio. Junto a esto hay que hablar de un precio elevado para el uso particular de personas de clase media.

Por ello se proponen ayudas que permitan su desarrollo, adaptación en las carreteras y su adquisición en el mercado.

Otra opción más económica y que surge a caballo del coche regular y los eléctricos es el de sistema híbrido. Estos vehículos disponen de un motor que combina energía eléctrica que proviene de baterías y un motor de combustión interna. Una de sus principales ventajas es que permite aprovechar un 30 por ciento la energía que generan. Todo esto es gracias a la batería eléctrica que evita que la energía escape como calor al frenar, como pasa con el sistema de combustión.

Si se consiguen potenciar vehículos totalmente eléctricos esta eficiencia será superada, además de poder cuidar del medio ambiente y prevenir un aumento de la contaminación en la capa de ozono.